Vida Diáfana y Transparente

¡Cuánta paz y gozo supone el ser transparente! ¡Qué bien uno/a se siente cuando no tiene nada que ocultar, cuando vive la vida de cara al sol! … El moverse de manera natural haciendo las cosas debidamente, sin engaños ni subterfugios, sin esconderse en cuartos oscuros por temor a ser sorprendido/a, teniendo la verdad como fundamento de vida … nos da una libertad tan plena y placentera que, si lo fuéramos a describir con palabras, sería sumamente difícil y, con todo el esfuerzo que pudiéramos hacer para tratar de lograrlo, nos quedaríamos cortos y no le haríamos justicia alguna a la realidad de lo que sentimos. ¡No hay oro en el mundo que pueda comprar TAL bienestar, por decidir andar en la verdad!
Podemos comprender a los que se van en contra de la corriente, menospreciando el valor de las bendiciones en sus vidas y sucumbiendo a la tentación de darle un toque de placer morboso a su rutina diaria. Simplemente, el vacío interno que con nada pueden llenar, los lleva de intento en intento, logrando con eso hacer de ese vacío uno, cada vez más profundo. Es natural que así sea pues no han conocido la luz; si la hubieran conocido, otra sería su historia, la más bella y hermosa historia “escrita, no con tinta, sino con el Espíritu de Dios, no en piedra ni en papel, sino, en las páginas de su corazón, las cuales serían conocidas y leídas por todos los hombres.” (2 Corintios 3:2-3)
Pretendo crear, por lo menos, cierta curiosidad, en aquellos que, por la razón que sea y lo cual no me concierne siquiera tratar de inquirir sobre ello, no se han dispuesto a encaminar sus pasos por la senda más segura, gratificante y verdaderamente emocionante …la senda de la VERDAD. El decidir vivir en la pureza de la verdad, es honrar al que es la Verdad, resultando en el más hermoso beneficio enviado desde el cielo para los rectos e íntegros, la Libertad. Es la verdad lo que nos hace libres. Jamás los que consideran el engaño podrán disfrutar de TAL bendición.
Decidamos disfrutar el resto de nuestros días de manera diáfana, cristalina y transparente, siendo verticales y de una sola pieza, lo que ha de redundar en una vida abundante y plena … llena de Libertad y de Paz. “El fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad, comprobando lo que es agradable al Señor.” Efesios 5:9-10.
“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.” Juan 8:32,36.