GÁNATE LA SIMPATÍA DE LAS PERSONAS

Amigo, la sonrisa hace más joven a la persona. La persona simpática tiene un fulgor en su cara que va repitiendo sin palabras: "Estoy contento de tratar con Ud. - me agrada la vida." El gesto y la palabra amable multiplican los amigos.
Es bello compartir, es lindo interesarse y participar de las alegrías y dolores de los demás. Reír con el que ríe, llorar con el que llora, es realmente humano.
Saludemos con entusiasmo a los demás. No olvidemos de dar un saludo a nuestros amigos en sus cumpleaños. Valoremos y tomemos en cuenta las ideas y opiniones de otros.
La simpatía se obtiene con un rostro agradable. Franklin, inventor del pararrayo, fue un hombre feo, un día se miró al espejo y se asustó de sí mismo: "Con esta cara estoy seguro que ganaría un concurso de feos, pero me voy a hacer simpático." Allí empezó su batalla. Adquirió una amable sonrisa, puso brillo de alegría en sus ojos. Un real optimismo inundó su cara y así llegó a tener amigos verdaderos y maravillosos.
Vamos, la verdad no importa si eres un profesional o no. Vale que seas alegre, por el éxito conseguido, no todos tienen esa suerte. Cada uno tiene un tesoro para ir repartiendo:UNA SONRISA.
Sabemos que los problemas nos aquejan a cada uno de una u otra forma, pero si sonríes a los demás, habrás puesto una cucharadita de azúcar en la taza amarga de este mundo triste.
Adelante amigo, no seas amargado, -Haber, sonríe- sabes, no sé si te lo han dicho antes, ¡TIENES UNA MUY BONITA SONRISA!